Reseña sobre ‘Un dibujo del mundo’ de Verónica Pérez Arango

El primer acercamiento que un lector tiene con un libro es, obviamente, el título. Y en este caso surge una pregunta inmediata: ¿Cómo hacer un dibujo del mundo? Verónica Pérez Arango se interna en el barro de esa tarea, a priori imposible, llevando al lector hacia el recorte del mundo que le importa: el verano, la casa, la playa, el sueño, los colores, la poesía, la teta, los animales. Elementos que pueden parecer inconexas entre sí, pero que con el correr de las páginas dejan ver el dibujo, o al menos el boceto, de este mundo. La materia prima principal que usa para esto son las vivencias cotidianas que van adquiriendo otras formas y sentidos.

Los tres capítulos en que está dividido funcionan como salas de exhibición de un museo personal donde se pueden percibir distintas texturas: “La luz del verano”, “Los años felices” y “Naufragios”. Y si hay algo que recorre esos pasillos (los poemas) es el agua, y todo lo que la rodea: la arena de la playa, los platos sin lavar y las goteras, el hielo fracturado / donde viven mis amigos nórdicos. El agua funciona como un símbolo de lo inasible, casi como atrapar un pez con la mano. Y un poema también puede ser eso, el anhelo de atrapar las sensaciones en el momento justo y que no se pierdan en el aire, o recordar el sueño cuando nos despertamos; ese sueño que vuelve siempre / como presagio o recuerdo.

Pérez Arango no recurre a paradojas estériles ni fuegos de artificio, solo le basta con el trazo del lápiz o la presión del pincel con las que va generando las imágenes: a veces tiernas, a veces crudas, a veces redundantes. A lo largo de todo el poemario utiliza un lenguaje simple y equilibrado, buscando el adjetivo preciso para la escena elegida; al compás de un ritmo fluido que viene y va justamente como una ola, imagen presente en varios poemas: La ola que salpica y detiene otra vez este tiempo. Ese tiempo que es detenido nada más y nada menos que para escribir estos poemas intentando realizar, con el asombro y la opacidad con que se conoce algo por primera vez, un dibujo del mundo.
 

Reseña sobre ‘Un dibujo del mundo’ de Verónica Pérez Arango
Reseña sobre ‘Un dibujo del mundo’ de Verónica Pérez Arango

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *